Guía de creación

Tu locket tiene que contar tu historia. Tienes que hacerlo tuyo. Atesorar en él aquello que te representa, que te llena el alma. En The Dreaming Bee tienes la opción de guardar los charms, piedras o  cristales que quieras. Cada uno de ellos tiene una historia detrás porque, al fin y al cabo, todos estamos hechos de historias…

Guía de creación en 3 pasos

En este enlace tienes a tu disposición un creador sencillo. Es muy intuitivo, sin embargo, abajo te explico su funciomaniento más detalladamente: 

Paso 1 – Selecciona tu locket

  • Selecciona tu locket de las opciones disponibles con la longitud de cadena que prefieras (50cm o 60cm). Puedes elegir entre la colección dorada o plateada. Puedes ver cómo quedan ambos tamaños de lockets y ambas cadenas en esta foto:

Paso 2 – Selecciona charms y/o piedras

  • Tómate tu tiempo para escoger los charms, piedras o cristales que mejor te representan. Más abajo te he preparado una guía con la simbología de cada uno y también te puedes inspirar en el lookbook. Se trata de una experiencia muy personal, escoge con el corazón.
  • Todos los charms/piedras caben en los lockets grandes, pero si tienes dudas sobre si un charm cabe o no dentro de tu locket pequeño, en la descripción de cada pieza encontrarás para qué tamaño es apto. Además, si deseas ver tu selección montada antes de comprarlo, solo tienes que contactarme via whatsapp, correo o MD en Instagram y te envío fotos para que puedas verlo mejor.

Paso 3 – Datos de envío y pago

  • Solo te falta completar tus datos de facturación y envío. 
  • Si has comprado más de un locket, usa el campo de comentarios (“notas del pedido”) para indicar qué charms/piedras quieres asignar a cada uno.
  • Recuerda que si quieres incluir una nota personal, puedes dejar tu mensaje (también en “notas del pedido”) y nos encargamos de añadirla a tu paquete.

Charms

ABEJA: Son los agentes polinizadores más relevantes del ecosistema. Mantienen el equilibrio y la prosperidad. Sin abejas, estamos perdidos. Absolutamente indispensables, símbolo de constancia, orden, prosperidad, nobleza y cooperación. Hay muchas madres, abuelas, hermanas, amigas… que son abejas y no lo saben. ¿Se lo dices?.

SOL: Nos nutre, nos da vida. El sol es un recordatorio de que podemos brillar con luz propia y que, en días fríos, no hay que buscar lejos. Porque el calor está dentro de ti.

CONCHA: En el mundo de los sueños, la concha se interpreta como la protección física, mental y emocional. Es encontrar tu refugio para sanarte y reconfortarte. Es conectar con el mar y llevarlo contigo.

TORTUGA: Ganó la tortuga a la arrogante liebre no por su rapidez sino por su esfuerzo. Por su indestructible empeño. Porque apostó por sí misma. Porque no titubeó.

HOJA: La belleza es el caer de las hojas en otoño. Es creerse lluvia en su último baile mágico hasta el suelo. La belleza es eso y mil cosas más. Bienaventurados aquellos que lo pueden ver.

ELEFANTE: Fuerza, honor, estabilidad, paciencia. El elefante lo da todo por su manada. Si uno cae, el resto le asiste hasta que se ponga en pie. Si uno enferma, se quedan con él. Si muere, se le realiza un duelo. Fiero con el enemigo. Leal a los suyos.

FLOR DE LOTO: Es capaz de florecer en el medio de un pantano bajo las condiciones más duras. Como tú.

ESCARABAJO: Con una simbología muy antigua, actualmente son muy populares como amuletos de buena suerte. Símbolo de vida eterna y protección contra el mal, manteniendo alejada las desgracias y las enfermedades.

LIBÉLULA: Símbolo de cambio. Sus delicadas alas son muy sensibles a la más leve brisa, recordándonos que debemos prestar atención a donde nos lleva el viento. No necesitamos brújula, con nuestra intuición nos basta.

CABALLITO DE MAR: El caballito de mar no ha sido diseñado para las prisas. Su cuerpo deambula suavemente con las corrientes. Es feliz de ser como es y de estar donde está, es por ello que es símbolo de paciencia y alegría.

ESTRELLA DE MAR: Son criaturas exclusivamente sensoriales con una capacidad regenerativa espectacular. Si pierden uno de sus brazos son capaces de recuperarlo. Y pertenecen al mar. Tanto así que incluso su sangre está compuesta por agua de mar. Como la tuya.

BARCO: La vida te ha llevado ya a tantos destinos que el viaje se ha convertido en tu hogar. Viento en popa a toda vela.

LUNA Y ESTRELLA: Todos tenemos una. Que brilla y te parpadea. Que te observa desde arriba. Que tiene un nombre. Que te cuida.

BELLOTA: «Legendarios robles de pequeñas bellotas crecerán.»

MANZANA: Una manzana dorada puede simbolizar: eterna juventud, inmortalidad, renacimiento, conocimiento, amor y sabiduría. No me extraña que fuera la fruta prohibida. Yo que tú le daba un bocado.

PALMERA: Forever in a tropical state of mind. La palmera es imagen de fertilidad y abundancia.

CORAZÓN: Puede que cargue con demasiadas cicatrices, pero es tuyo. Y puede con todo.

LLAVE: Que abre puertas, corazones y lugares. Llave que es respuesta. Llave que es tuya.

TRÉBOL: Cada hoja del trébol representa uno de los cuatro elementos de la felicidad: esperanza, fe, amor y suerte.

HERRADURA: Su forma recuerda a la luna creciente, símbolo de fertilidad y prosperidad. Llévala siempre contigo.

GOLONDRINA: Mucho antes de la navegación moderna tal y como la conocemos hoy, las golondrinas eran la primera señal de que la tierra firme ya estaba cerca. Los marineros las asociaban con “volver a casa sano y salvo” y por ello les tenían especial aprecio.
Las golondrinas, además, son animales extremadamente fieles ya que eligen a una pareja a quien cuidan y cortejan de por vida. Son símbolo de lealtad.

BÚHO: Aquellos que tienen el búho como tótem son extremadamente intuitivos. Guía a las personas que necesitan leer entre líneas, ver más allá de la evidencia, descifrar la verdad.

ROSA: Símbolo de belleza e icono de Afrodita. Dice la leyenda que cuando se coloca sobre la mesa, lo hablado no puede salir de ahí. ¿Cuál es tu secreto?. Shhh….

LUNA CRECIENTE: Desde tiempos remotos sabemos que la luna creciente aporta energía positiva a los seres humanos. Con ella, y su energía, podemos enfocarnos mejor en nuevos proyectos, nuevos sueños.

COPO: Ningún copo de nieve cae en lugar equivocado. Nada es arbitrario.

ESTRELLA: No le pidas tu deseo a las estrellas. Llévalo contigo.

CABALLO: En muchas culturas el caballo representa los cuatro elementos: tierra, fuego, agua y aire. Como tótem simboliza el entusiasmo personal, las ganas de libertad, la pasión. Te enseñará a cabalgar en nuevas direcciones para despertar y descubrir todo tu potencial.

CEREZAS: Las cerezas no maduran fuera del árbol lo que nos recuerda que todo tiene su tiempo y este debe ser perfecto. Pese a su apariencia dulce e inocente, no debemos subestimarlas pues guardan un pequeño secreto en su interior: su hueso contiene cianuro.

CORONA: Símbolo de poder, riqueza y buena suerte. La opción ideal para recordarle a esa persona que su corona no es tan invisible después de todo.

MOSCA: Símbolo por excelencia de tenacidad y persistencia. Representa la abundancia y la prosperidad en situaciones adversas. Ella es capaz de transformarse y adaptarse incluso en los entornos más duros, como tú.

SIRENA: Estas deidades femeninas que se ecuentran en los océanos y seducen a los navegantes con su canto, son símbolo de gloria y placer y están íntimamente relacionadas con el mar. Son la representación perfecta de la libertad, la revelión de espíritu y la independencia. Sensuales, misteriosas y feroces…como tú.

TIOVIVO: En el mundo onírico, los objetos que giran en torno a un eje, representan una nueva etapa en tu vida. Quizás estés en un período de transición, de madurez o estés empezando a ver las cosas desde otra perspectiva. Llevar un tiovivo te conecta con la infancia manteniendo viva a esa niña que nunca debes dejar de ser.

FRESA: Símbolo de Venus. Por su forma de corazón se la conecta con la pasión, la belleza, la fertilidad y la curación. Femenina y coqueta es el charm ideal para dar frescura a tu locket.

LAZO: Cuenta la leyenda que los dioses atan un hilo rojo invisible alrededor del tobillo o en el dedo meñique de aquellas personas que están destinadas a conocerse o ayudarse en un momento concreto de la vida. El hilo rojo puede estirarse, contraerse, enredarse… pero jamás romperse.

MARIPOSA: Encarna la metamorfosis en su máxima esencia, simbolizando el renacimiento. La mariposa evoluciona, elevándose hacia una nueva versión de sí misma. Representa la libertad y se asocia con la buena suerte, augurando nuevas oportunidades, nuevos comienzos. Es conveniente recordar que su suave aleteo puede llegar a convertirse en huracán.

OSITO: Símbolo de la infancia y de valores como la inocencia, el cariño y la amistad. Nos conecta con la vulnerabilidad y nos hace sentir protegidos y acompañados. Regalar un osito es una preciosa forma de aportar una dosis de amor y felicidad a quien lo recibe.

PALOMA: Representa el Espíritu Santo en el cristianismo pero su simbología es muy amplia. Es la única ave que produce su propia leche, esta rareza increíble la asocia con la crianza y es por ello que en muchas culturas se la conecta íntimamente con la maternidad.

PATINES: Para ti que te deslizas como forma de vida.

LETRAS: Tu inicial, su inicial, la de tus hijos. Esa palabra. Ese lugar.

Piedras y cristales

LAPISLÁZULI: estimula la sabiduría y el buen juicio, mejora la capacidad intelectual y ayuda al proceso de aprendizaje. Revela las propias limitaciones, pero también las oportunidades de crecimiento.

ÁGATA NEGRA: se asocia con la búsqueda del éxito y la protección de quien lo porta. Además de proteger de energías negativas, también las limpia y permite el flujo de energía pura. Aleja todo vínculo que pueda ser dañino para el portador.

OBSIDIANA NEVADA: piedra de fortaleza y equilibrio. Promueve la estabilidad individual y sus manchas blancas son herramientas para resolver conflictos y sacar a la luz todo lo que está oculto. Aleja las influencias negativas.

AVENTURINA:  atrae la suerte y favorece las condiciones para que la oportunidad sea inevitable. Nos libera de viejos hábitos ayudándonos a crecer y a aceptar los cambios. Aporta optimismo y entusiasmo y fomenta la perseverancia a la hora de superar obstáculos.

CUARZO ROSA: es uno de los minerales más energéticos que existen. Se le conoce como la piedra del amor por sus propiedades para abrir el corazón y conectar espíritu y cuerpo liberando las penas. Aumenta nuestra autoestima.

TURQUESA: reina entre las piedras preciosas y considerada una de las piedras más antiguas usada en joyería. Alerta de peligros y es un talismán de prosperidad. Dicen que aquellos que tengan una, nunca sufrirán penurias económicas.

PIEDRA LUNAR: ayuda a liberar las malas energías, los malos pensamientos. Es ideal para aquellas personas que se encuentran en un momento de su vida en el que están bloqueadas o no saben qué hacer.

AGUAMARINA: sus energías calmantes reducen el estrés y relajan la mente. Alivia los miedos, agudiza la intuición e incrementa la sensibilidad. Es una piedra de coraje.

HOWLITA: aquieta la mente y es excelente para el sueño y la meditación porque es extremadamente relajante. Te enseña a tener paciencia y eliminar la  ira. Fortalece la memoria y estimula el deseo de conocimiento.

AMATISTA: es un tranquilizante natural que ayuda a bloquear las energías negativas. Se trata de una piedra muy poderosa y protectora, aportando sentido común y centrándote emocionalmente. Potencia la memoria y la motivación.

PIEDRA SOLAR: Se la conoce también como la piedra alegre porque inspira luz. Dicen de ella que aporta energía y buen humor, potenciando la intuición y permitiendo que tu verdadero yo brille. Tradicionalmente se la vincula con los dioses benevolentes y con la buena fortuna.
Su poderosa conexión con el poder regenador del sol, favorece la meditación y la hace particularmente eficaz para el desorden afectivo estacional, aligerando la oscuridad del invierno.

ÓPALO ETÍOPE: Conocida como la gema de los artistas ya que se dice que tiene la capacidad de sacar a la superficie todos los talentos. Se cree que tiene una energía desbordante y altamente protectora. Es la única gema conocida capaz de reflectar los rayos de luz y transformarlos en todos los colores del arco iris.

ÁGATA MUSGO: Dicen de esta piedra que te acerca a tu ser interior, aportando autoconocimiento, expansión y crecimiento personal.

MADREPERLA: La también llamada “nácar de la suerte” está directamente relacionada con el agua. Se cree que cuenta con la influencia de los océanos y por eso tiene propiedades conectadas con el movimiento y la profundidad, lo que la convierte en el amuleto perfecto no solo para las amantes del mar, sino también para los cambios y los nuevos proyectos.

CUARZO RUTILADO: La también conocida como “Cabellos de Venus” es una piedra asociada a la vitalidad y a la luz puesto que simboliza la energía del sol. Se dice que es la piedra indicada para realizar trabajos personales relacionados con el crecimiento y la prosperidad ya que favorece la concentración y la creatividad. Sus propiedades son similares a las de cualquier tipo de cuarzo pero el hecho de contener cristales de rutilo y titanio en su interior la hacen una piedra potenciadora de las energías positivas del cuerpo y del ambiente.

TURQUESA PÚRPURA: Simboliza la amistad y dicen de ella que trae paz al hogar y buena fortuna a quien la lleve consigo. Se la conecta con la creatividad, el amor, la calma, la intuición, la alegría y la lealtad. Se cree que fortalece e infunde calma interna, estabilizando los estados de ánimo. El púrpura según la psicología del color es uno de los más potentes y nos enlaza directamente con nuestras emociones.

LÁGRIMA DE SWAROVSKI: La forma de esta lágrima, es atemporal y sumamente elegante. No es ninguna sorpresa que se haya convertido en la pieza creativa favorita de clientes de diversos sectores y que sea uno de los componentes líder en ventas de la marca. Delicada, brillante y hermosa, es la opción perfecta para elevar y embellecer tu locket.

XIRIUS DE SWAROVSKI: La estrella más brillante de todas, Sirius, le da su nombre a este chatón. Su revolucionaria talla hace que este artículo de cristal altamente resistente esté un paso más cerca del diamante. Esta innovación de vanguardia se lanzó con motivo del cumpleaños de Daniel Swarovski y rinde homenaje al legado del fundador de la empresa. Su brillo inigualable y su altísimo nivel de precisión hacen de este cristal un componente versátil y una alternativa ideal a las piedras preciosas, aportando un brillo único.

OJO TURCO: El “nazar” ha sido usado como amuleto de protección desde tiempos antiguos. Se cree que está destinado a proteger del mal de ojo. Su representación tradicional es en azul rodeado de diversos colores que tienen su propia simbología. Del blanco se dice que está destinado a purificar las energías y a cambiar las negativas en positivas. Es el color de la bondad y la pureza.